Cuando nos repartimos los bares